NOTICIAS

Los Kennedy Después de Camelot"estreno por Lifetime

LIFETIME PRESENTA
LOS KENNEDY: DESPUES DE CAMELOT 
KATIE HOLMES PERSONIFICA A JACKIE

Esta miniserie da una mirada fascinante a los que llevaron el nombre Kennedy, y las expectativas de la historia, después de los asesinatos del presidente John F. Kennedy y Robert F. Kennedy. 

GRAN ESTRENO MIERCOLES 5 DE SEPTIEMBRE & JUEVES 6 DE SEPTIEMBRE
21:00HRS COL 
Los-Kennedy-Después-de-Camelot-Lifetime
Los Kennedys: Después de Camelot ofrece una mirada única y fascinante de la llamada “familia real estadounidense”, Los Kennedys. Basada en el best-seller del mismo nombre, esta mini-serie cuenta con las actuaciones de Katie Holmes como Jackie Kennedy-Onassis y Matthew Perry como el senador Ted Kennedy.

Katie Holmes (Batman Begins, Dawson’s Creek) interpreta a Jacqueline Bouvier Kennedy Onassis. Todavía conmocionada por la muerte de su esposo, John F. ("Jack") Kennedy, el 35to presidente de la nación y por el asesinato de su amado cuñado Robert F. ("Bobby") Kennedy, su matrimonio al multimillonario griego Aristóteles Onassis ofrece seguridad para ella y sus hijos. También indigna a los estadounidenses. Pero la suya es la historia de la supervivencia, y ella regresa a los Kennedy para convertirse en la roca de la familia. También usa sus propios talentos para progresar en una carrera de una forma que nunca hubiera tenido si Jack hubiera vivido, antes de su prematura muerte a la edad de 64 años. Sus luchas con su hijo John F. Kennedy, Jr. llevaron a una revelación impactante sobre la misma noción de Camelot que definió la edad.

Matthew Perry (Friends) interpreta al senador Edward M. "Ted" Kennedy. Desafiado a recoger el manto de sus hermanos caídos, se desliza hacia abajo en el abismo del alcoholismo y la infidelidad. Nuestra impactante descripción de los eventos en Chappaquiddick en los que murió una mujer joven cuando Ted condujo su automóvil fuera un puente, nunca antes dramatizado en televisión, termina con sus posibilidades de convertirse en presidente y lo persigue para siempre. Pero su relación con Jackie, tormentosa y emocionalmente cargada, se convierte en la salvación de su vida y, en muchos sentidos, en la validación de la de ella.

Eran la realeza de Los Estados Unidos, bendecidos con grandes dones y cargados de grandes defectos. Los Kennedys: Después de Camelot recupera el barniz del poder, la fama y la riqueza, y los muestra como realmente eran: muy humanos después de todo.

Los Kennedys: Después de Camelot abre donde The Kennedys lo dejaron, el 4 de junio de 1968, la noche del asesinato de Bobby Kennedy. Estaba postulándose para presidente y acababa de ganar la primaria demócrata de California esa misma tarde.
"El enfoque de la historia es más íntimo", dice el escritor y productor ejecutivo Stephen Kronish. "Después de Camelot es mucho más sobre Jacqueline Kennedy y Ted Kennedy y sus pruebas y tribulaciones en los años posteriores a los asesinatos de 1963 y 1968 de los dos hermanos Kennedy, JFK y Bobby. La historia profundiza de una manera muy emocional en las luchas y vidas de Jackie y Ted ".
"Otra razón por la cual la historia comienza en esa noche fatídica es porque proporciona un catalizador para el viaje de Jackie Kennedy lejos de la familia Kennedy", explica Kronish. Jackie pasa de ser una Kennedy a convertirse en Onassis. Ella también tiene la presión de criar a sus dos hijos Kennedy y mantenerlos a salvo. Esa noche fatídica también es el catalizador de la vida y el matrimonio de Ted Kennedy para darles la vuelta. La historia ilustra el destino de sus vidas después del asesinato de Bobby y cubre un amplio período de tiempo: los años 60, 70, 80 y 90, finalmente la muerte de Jackie y la muerte de su hijo JFK Jr.

La historia también revela lo que realmente sucedió en Chappaquiddick, donde, en un automóvil conducido por Ted, murió un joven trabajador. El accidente destruye las esperanzas de Ted de convertirse en un potencial candidato presidencial, como sus hermanos. Alimentando estos dos hilos principales hay historias que tratan sobre Ethel, la viuda de Bobby, Rose Kennedy, la matriarca de la familia y Joan, la sufrida esposa de Ted.
Los-Kennedy-Después-de-Camelot-Lifetime
SINOPSIS PARTE 1 & PARTE 2  
PARTE 1 – MIERCOLES 5 DE SEPTIEMBRE: Tras el asesinato de Bobby Kennedy, Jackie desafía a la opinión pública y se casa con el magnate del envío griego Aristóteles Onassis. Ted Kennedy es presionado para reemplazar a su hermano caído y continuar con el legado de "Camelot" al postularse para la Casa Blanca.

La familia Kennedy se conmueve cuando el accidente automovilístico de Ted en Chappaquiddick resulta en la muerte de su compañera. Jackie regresa de Grecia - por las objeciones de Onassis - para ayudar a los Kennedy, solo para verse atraída por su intento de salvar la carrera de Ted al evadir la justicia.

PARTE 2 – JUEVES 6 DE SEPTIEMBRE: El desastre de Chappaquiddick se resuelve, aunque una nube permanente se cierne sobre la vida pública de Ted y su conciencia. El matrimonio de Jackie con Onassis termina cuando la muerte de su hijo lo convence de que ella es la portadora de la "maldición de Kennedy". Ella regresa con sus hijos a vivir a Nueva York, pero su relación con JFK Jr es tensa cuando se irrita por la carga del nombre de su padre. Ted cae más profundamente en el alcoholismo y la depresión cuando su hijo sufre una enfermedad catastrófica.

Ted se postuló para presidente en 1980, pero su campaña fue un fracaso. Su matrimonio termina en divorcio. Jackie lo insta a reformar su vida personal. Ella encuentra la felicidad con un nuevo compañero. Pero esa felicidad se trunca cuando muere a la edad de 64 años. JFK Jr. contempla una carrera por el cargo, pero lo matan en un accidente aéreo que termina para siempre con el legado de "Camelot".

SOBRE LOS PERSONAJES  
JACKIE KENNEDY, INTERPRETADA POR KATIE HOLMES
“Hubo momentos en el set cuando estábamos filmando y yo vi a Katie Holmes en el personaje de Jackie Kennedy, y tuve que pellizcarme porque sentí como si estuviera viendo a la verdadera Jackie”, dice Stephen Kronish, escritor y productor ejecutivo. “Cuando Katie Holmes estaba con el maquillaje y el vestuario, realmente se convertía en Jackie... Esa es una de las grandes cosas que aportó a este proyecto, aunque también se interesó profundamente en el material. Ella se preparó ampliamente e, incluso, recolectó fotografías del período”.

El entusiasmo de Katie con el material “contagió a todos los involucrados, del director al equipo técnico”, dice Kronish. “Cuando se presentó para dirigir el tercero de los cuatro episodios, “sabíamos que imprimiría a la dirección el mismo nivel de atención por los detalles que tuvo en la actuación”.

Interpretar a Jackie O en The Kennedys: After Camelot supuso un enorme desafío, dice la actriz, porque “Jackie pasa por muchos altibajos durante los casi 30 años que abarca la miniserie; es como una tragedia griega de tantos elementos emocionales que contiene”.

Ya Holmes había interpretado, seis años atrás, a Jackie Kennedy en The Kennedys y decidió interpretarla de nuevo porque “En Jackie se congregaban muchísimas cualidades fuertes y, además, tuvo un impacto enorme en el mundo y en su familia”.

El público verá las relaciones de Jackie con su cuñado Ted Kennedy, con sus cuñadas Ethel y Joan, con sus hijos y con el magnate naviero griego, Aristóteles Onassis, con quien se casó cinco años después de la muerte de su esposo John Fitzgerald “Jack” Kennedy.

“Lo que más admiro de Jackie fue su habilidad como líder no solo para el público, sino para su familia”, dice Holmes. En After Camelot vemos a Jackie recuperándose por las muertes de Jack y Bobby y ocupándose de sus asuntos. La vemos aprendiendo a manejar su vida como editora de libros en Viking House y luego en Doubleday. Ella usó sus propios talentos para avanzar y desarrollarse.

“Jackie pasa de ser la Primera Dama a ser una mujer muy moderna de la ciudad de Nueva York, con un empleo y, al mismo tiempo, siendo una gran madre”, dice Holmes. “Interpretar a Jackie representó un verdadero honor para mí, y espero que la gente que vea esta miniserie tenga una valoración más profunda por el servicio público que la familia Kennedy le brindó a este país, y del precio que tuvieron que pagar por ello”. 
Los-Kennedy-Después-de-Camelot-Lifetime
EDWARD “TED” KENNEDY, INTERPRETADO POR MATTHEW PERRY
El escritor y productor ejecutivo Stephen Kronish dice: “Matthew Perry quedó fascinado con la idea de interpretar a uno de los personajes más polifacéticos de la vida política estadounidense, uno que es un pararrayos de ambos lados de la opinión pública, a favor y en contra. Claramente, Ted Kennedy fue un personaje imperfecto con mucha grandeza interior”.

Perry afirma que el material requería una forma de actuar distinta a la que venía acostumbrando. “Ha sido un estilo de actuación completamente nuevo para mí. Estoy acostumbrado a las comedias y obras de teatro donde la expresividad es más grande. Acá, me han indicado que sea más pequeño, que sea mínimo”.

Perry agrega que el papel del Ted Kennedy fue muy distinto de cualquier otra cosa que ha haya hecho antes. “After Camelot es como una tragedia de Shakespeare. Va de una escena muy difícil a otra escena muy difícil. Mi edad varía de 38 a 67. Nunca había estado involucrado en algo tan serio”.

Una de las tramas de After Camelot toca el momento más oscuro de Ted Kennedy: el accidente en Chappaquiddick en el que Ted iba conduciendo y murió una joven mujer una mujer. “Esa historia nunca antes había sido contada en una producción dramática”, dice Kronish.
“Sé que hay muchas teorías y controversias sobre lo que sucedió en Chappaquiddick”, dice Perry. “Pero creo en la versión de nuestro guion. Eso fue lo que, creo, sucedió, aun cuando todo esto es información nueva para mí”. El director Jon Cassar dice que la sombra de Chappaquiddick persiguió a Ted por el resto de su vida. “Nunca olvidó que, probablemente, esa fue la peor falta de juicio en su vida”.
Según Perry, hubo muchas más cosas en la vida de Ted que Chappaquiddick. “Ted fue un padre maravilloso para los hijos de sus hermanos. Fue muy compasivo y solidario... y esas son buenas cualidades en un hombre”. A medida que Ted fue envejeciendo, se fue convirtiendo en un político sobresaliente que luchó por llevarle atención sanitaria a quienes no pueden pagarla. “Dio batallas interminables en el Senado en nombre de esas personas”. 

ROSE KENNEDY, INTERPRETADA POR DIANA HARDCASTLE
Según el director y productor ejecutivo, Jon Cassar, una de las mejores cosas de hacer After Camelot fue traer de vuelta a algunos de los actores que participaron en The Kennedys. Uno de ellos es Diana Hardcastle, que interpreta a Rose, la matriarca de la familia. “Diana fue una de las piedras angulares de la serie original”, dice. “En The Kennedys, interpretó a una madre bastante joven que cría a sus niños. En After Camelot, la llevamos a sus 80 y 90 años, por lo que tuvo que redoblar sus esfuerzos, y lidiar con mucho maquillaje y con distintas posturas corporales. Ella sigue siendo una grande imponente, pero con un cuerpo encogido”.
“En After Camelot, Rose sigue manteniendo el orden dentro del mundo Kennedy. Ella realmente nunca pierde esa posición de ser la persona a las que todos temen un poco”, dice el escritor y productor ejecutivo, Stephen Kronish.
En sus preparativos para el personaje de Rose, Diana vio muchas entrevistas y material documental de Rose Kennedy. Lo que más le llamó la atención fue la religiosidad de Rose. “Creo que su fe católica romana se entrelazó por completo con su personalidad. Su religión le dio los medios para superar adversidades que habrían hundido a la mayoría de las personas. Rose era capaz de controlar cualquier dolor personal cuando se hallaba en público. Creo que ella sintió que, como madre, tenía que forjar el camino para que los demás lo siguieran y para que sus hijos pudiesen hacerle frente a las cosas. Es admirable, realmente”.

Otra cosa que Diana aprendió sobre Rose fue la naturaleza esencialmente gregaria de esta mujer. “Esa no es la imagen que uno tiene de ella. Pude advertir su sociabilidad viendo sus entrevistas. Ella amaba ser entrevistada. Era divertida, ingeniosa, conversadora y bastante coqueta. Me sentí muy complacida de ver esto en ella”.

Cuando sus hijos llevaban a casa a sus posibles esposas, “Rose las analizaba con mucho cuidado porque nunca nadie era lo suficientemente bueno. Ellas tenían que ganarse su aprobación”.

“Una vez que se ganaban su respeto, ella se entregaba. Pero Rose reivindicaba entre sus valores que el lugar de una mujer estaba en el hogar, criando a los hijos. Y si su esposo estaba afuera, saliendo con otras personas, por mucho que eso doliera, el trabajo de una esposa era superarlo, quedarse en casa y educar a los niños.

Rose se veía a sí misma como una educadora. También fue una gran disciplinaria. Solía golpear a sus hijos con una regla y luego pasó a hacerlo con percheros. En una entrevista, contó la historia de cómo sus nietos le temían tanto a que los golpeara con percheros, que los escondían cada vez que ella los visitaba”.

Diana sostiene que Rose realmente amaba a Jackie y la admiraba. “Katie Holmes y yo tenemos una escena en la que Rose le dice ‘te amo’. Es el único momento en que Rose dice que ama a alguien. Creo ella admiraba la resistencia y tolerancia de Jackie. Probablemente veía en Jackie un alma gemela. Rose nunca permitió que las tragedias que le sucedieron a la familia se impusieran sobre ella... Rose dice que ‘Dios nunca nos envía una cruz más pesada de lo que podamos cargar’. Y por lo tanto nuestro trabajo es cargarla. Ella admira eso en Jackie”.

ETHEL KENNEDY, INTERPRETADA POR KRISTIN BOOTH
“Las mujeres Kennedy son un grupo fascinante”, dice Stephen Kronish, guionista de la miniserie. “Se casaron con este torbellino de familia y algunas de ellas estaban mejor preparadas para esto que otras. De alguna forma, creo que Ethel Kennedy se hizo más Kennedy que los propios Kennedy. Ella era un ‘Miss Gung-Ho’, dedicada por entero a Bobby, y así se mantiene todavía, a pesar de que él ha estado muerto por casi 50 años. Nunca se volvió a casar. Por muchos años conservó su auto en el garaje. Su casa era un monumento dedicado a Bobby. Ella nunca quiso seguir adelante”.

Ponerme en los zapatos de Ethel Kennedy y trabajar en dos series sobre esta familia ha sido “la experiencia más increíble para mí, la más memorable, la más divertida, la más desafiante. Ambas ofrecen todo lo que un actor busca en un proyecto”, dice Kristin Booth.

After Camelot comienza con Ethel perdiendo a su marido cuando le disparan en la cabeza ante sus ojos. “Desde la perspectiva de Ethel, la historia es sobre su pérdida y de cómo trata de recuperar su normalidad, al dar a luz un niño luego de que su esposo fuese asesinado, criando los once niños que tuvieron juntos y continuando con el legado de los Kennedy”, dice Booth.

En una de las escenas, Ethel le dice a Joan, su infeliz cuñada, que Joan tiene un trabajo que hacer: “Ser una esposa Kennedy y criar a los niños Kennedy".
“Tras la muerte de Bobby, ella tuvo que recuperarse y criar a sus hijos y mantenerse muy conectada con toda la familia Kennedy”, dice Booth. Por ejemplo, ella respalda firmemente las aspiraciones presidenciales de su cuñado Ted Kennedy y la versión de éste sobre el accidente en Chappaquiddick, cuando una joven trabajadora de su campaña política murió en el automóvil de Ted. “Ella está ahí a su lado, tratando de mantener el apellido Kennedy sin manchas”, dice Booth.
Al igual que su suegra Rose, Ethel era una católica devota. Ella creía que sus padres, muertos en un accidente aéreo, y su cuñado John F. Kennedy, quien, al igual que Bobby, fue asesinado, estaban con Dios, descansando, en paz y felices.

Para Booth, la relación de Ethel con Jackie fue tensa. “Si bien se respetaban la una a la otra y tenían muchas cosas en común, fue duro para Ethel estar siempre a la sombra de Jackie. Ethel nunca fue Primera Dama y Jackie tenía un estilo y un encanto que Ethel no tenía. Cuando Jackie decide casarse con Aristóteles Onassis, Ethel siente que Jackie los está abandonando, que está traicionando el apellido Kennedy. En esta miniserie, exploramos la relación entre ambas mujeres”. 

JOAN KENNEDY, INTERPRETADA POR KRISTEN HAGER
“Kristen Hager le imprimió una sensibilidad increíble al personaje de Jennifer Kennedy, la esposa de Ted Kennedy", dice el director y productor ejecutivo Jon Cassar. “Su Joan es una persona compleja, de muchas capas, que tendrá una conexión instantánea con el público”.  

“Joan no estaba preparada para ser una Kennedy”, dice el escritor y productor ejecutivo, Stephen Kronish. “Ella era una concertista de piano y una mujer muy hermosa. Pero no estaba preparada para el matrimonio en un mundo donde los hombres se portaban mal.

"Y cayó en las redes del alcohol. Jackie Kennedy también tenía sus debilidades. Tenía ciertos problemas con las pastillas. Bebía. Fumaba. Pero Jackie realmente se convirtió en la mentora de Joan y la ayudó a superar su difícil matrimonio con Ted”.

“Es una historia trágica la que estamos contando”, dice Kristen Hager. “Como actriz, es un muy gratificante interpretar este personaje”.

Joan Kennedy provenía de una buena familia y creció en Nueva York. Tenía mucho talento musical, estudió en la universidad y se convirtió en una pianista brillante. “Era muy inteligente pero tímida, y no creo que supiese en qué vida se estaba metiendo al casarse con un Kennedy. No creo que ella se haya sentido nunca cómoda en el centro de la atención pública.

“Comenzó a beber a escondidas, porque la bebida le bloqueaba los sentimientos de malestar que experimentaba y rápidamente desarrolló un problema de dependencia del alcohol”, explica Hager.

Su matrimonio con Ted fue complicado. “Joan puso a un lado todos sus sueños para convertirse en madre y esposa. Ted tenía affaires y ella no podía lidiar con eso. También había mucha tragedia en sus vidas. Sus cuñados fueron asesinados y, luego, a su hija de 12 años la atacó un cáncer. Ella también sentía sola y deprimida. Un actor debe tener un increíble sentido de la responsabilidad al interpretar a una persona de la vida real”, dice Hager. “Espero haber hecho justicia con Joan. Espero haberle dado voz a una mujer cuya voz mucha gente no conoció”.

JOHN F. KENNEDY JR., INTERPRETADO POR BRETT DONAHUE
Brett Donahue se preparó para su audición viendo decenas de entrevistas a John F. Kennedy Jr. de la década de 1990. “Fue un gran punto de partida para mí en la construcción del personaje. Pude escuchar su voz con su acento neoyorquino que es muy diferente al mío. Trabajé para hacerlo exactamente igual”, dice Donahue.

Donahue dice que disfrutó el papel porque After Camelot va más allá de lo que la gente conoció del JFK Jr. público a través de los medios. “Nuestra historia tiene una mirada certera de la dinámica entre él y su madre, Jackie Kennedy. Fue una relación interesante y fuerte... Ellos tenían sus discusiones y conflictos como cualquier otra familia”. 

Una de estas peleas es retratada en After Camelot: JFK Jr. tenía un gran interés y pasión por la actuación. Jackie reacciona explosivamente, pues teme por su seguridad. “Jackie corta esa ambición de raíz”, dice Donahue.


La historia de JFK Jr. está entretejida a través de distintas etapas de su vida: como un niño pequeño, como un adolescente rebelde, y como un joven que trata de hallarse a sí mismo. “Cuando contrae matrimonio, le vemos aceptando su responsabilidad con su familia y, en un sentido más amplio, con su nación y con las personas que lo apoyan”, dice Donahue.

El escritor de la miniserie, Stephen Kronish, dice que “JFK Jr. fue el tipo en que muchas personas depositaron sus esperanzas, independientemente de si era merecedor o no de esas esperanzas. Tenía el nombre. Tenía el porte. Tenía el potencial, quizás, de continuar con Camelot”.

Donahue está de acuerdo: “Debe haber sido muy duro para JFK Jr. albergar algún sentimiento de autonomía frente a la enorme presión de su familia y de una nación en busca de cambio y grandeza... Él heredó mucha responsabilidad… y el miedo y la ansiedad que eso lleva consigo… el miedo a no poder llegar tan lejos, a no poder cumplir con el rol y con las altas expectativas que se tienen. 

“Es muy duro que te coronen como el príncipe de Estados Unidos. ¿Qué puedes hacer? Ya no puedes ser simplemente un panadero, en ninguna parte, ¿me explico?

ARISTOTLE ONASSIS, INTERPRETADO POR ALEXANDER SIDDIG 
Según el director y productor ejecutivo, Jon Cassar, “no se puede contar la historia de los Kennedy, especialmente la historia de Jackie, sin contar la historia de Jackie y Aristóteles. Alexander Siddig le dio más vida al personaje de lo que nadie pudo imaginar al principio.
“No sabemos mucho sobre Aristóteles Onassis porque no hay muchas imágenes de él. Fue siempre un enigma. Todo lo que sabemos es que fue un multimillonario hombre de negocios, un hombre de poder, un hombre de mundo y un hombre que amaba a las mujeres”, dice Cassar. “Alexander lo trajo a la vida, le dio algo de humanidad y llevó nuestra historia a otro nivel. Lo construyó como un hombre al que –cualquier persona podría creerlo– Jackie amaría de verdad”.
Alexander Siddig sostiene que le dieron “el mejor papel” de la producción. “Aristóteles Onassis desborda la realdad, es una fuerza de la naturaleza. Tuve que ponerme un montón de cosas locas en la cara, cada día. Mi nariz no era real, mi cuello no era real, mi cabello no era real, y tenía un grueso traje de gordura debajo de mi camisa, así que mi cuerpo tampoco era real”.

Onassis tenía una curiosa relación con la familia Kennedy. “No estoy seguro de que Aristóteles haya pasado a formar parte del clan Kennedy porque, realmente, no confiaba en ellos”, dice Siddig. “Los Kennedy tenían mucha mala suerte y Aristóteles, siendo griego, era supersticioso respecto a ese tipo de cosas. Así que los mantuvo a distancia. Había una desconfianza mutua entre ellos. Pero él adoraba a Jackie, por supuesto”.

En la década de 1960, Onassis era considerado el hombre más rico del mundo. Tenía dos hijos, Christina y Alexander. “Aunque los adoraba, no pasó mucho tiempo con ellos. Tampoco pasó mucho tiempo con sus esposas. Él siempre estaba ocupado en algún otro lado, haciendo dinero, de modo que sus relaciones eran complejas. Su hija odiaba a Jackie, probablemente porque sentía envidia de la atención que recibía de él. Cuando Alexander murió trágicamente en un accidente aéreo, Onassis empezó a morir también. Ese fue el principio del fin para Aristóteles”, sostiene Siddig.

Cualquier relación con Aristóteles era muy apasionada. Los gritos entre Maria Callas y él se oían a varias cuadras de distancia. Él y Jackie también discutían y peleaban; luego se besaban y seguían adelante”, dice Siddig.

Onassis tenía un santuario para Jackie en su apartamento de París, el cual aparece en After Camelot. Siddig explica: “Una manera de verlo es como algo espeluznante. La otra manera de verlo es que a él de verdad les rendía culto a las mujeres. Él amaba adorarlas; le encantaba proveerlas, deificarlas. Y solo hubo un par de mujeres en el planeta dignas de deificación. Una fue la gran cantante de ópera, Maria Callas y, de cualquier modo, el resto del mundo la deificaba. La otra era Jackie Kennedy. Y ella también fue deificada por el mundo. Así que no creo que él hiciera nada distinto de lo que el resto del mundo ya estaba haciendo”.

En After Camelot, la historia de Jackie y Aristóteles es muy íntima. Vemos sus vidas privadas en el dormitorio, sus paseos por la playa y las cosas por las que peleaban. “Es más personal de lo que nadie se ha atrevido a ir en torno a este ícono de la historia estadounidense”, dice.

Aristóteles debe obtener la bendición de Rose Kennedy antes de casarse con Jackie. “Rose es realmente el muro que debe romper. Rose podría haber puesto a toda la familia en su contra. Pero el encanto de Aristóteles le permitió salir airoso”, explica Siddig. Desde el mismo momento en que se conocieron, Rose disfrutó cada minuto junto a Onassis. “Año tras año, a Rose se le veía en el barco de Aristóteles. Ella fue fotografiada bailando, jugando y pasándola muy bien”. 

Aristóteles ya era un hombre de mediana edad cuando conoció a Jackie. “Él estaba buscando trofeos y Jackie era la mujer más inalcanzable de todas para la mayoría de la gente. Ella era la suprema esposa-trofeo, pero una vez que la tuvo, realmente se enamoró de ella.

“Creo que Jackie se benefició al casarse con Ari. Para ella, Estados Unidos tenía mucho que ver con el servicio secreto y la seguridad. Su marido había sido tiroteado, su cuñado había sido tiroteado. La tragedia la circundaba en cada aspecto de su vida. Creo que ella se sintió muy feliz al escapar de Estados Unidos a un lugar idílico como la isla de Skorpios, en Grecia, propiedad de Onassis.

“Creo que realmente se amaron el uno al otro. La de ellos no fue una boda falsa. Ahí había amor genuino”, dice Siddig.
---- 
revista-whats-up-aficiones-colombia